Welcome to Nebraska

Parece que ya hace mucho que pasaron las para algunos temidas y para otros amadas navidades, pero en laphille no queríamos dejar de contaros cómo han sido las nuestras porque este año decidimos cruzar el charco para vivir lo que realmente sería una blanca (y bajo cero) Navidad.

Así es que hicimos las maletas, prometimos a los estadounidenses que no pensábamos atentar contra su presidente (al menos no contra el que estaba en el cargo hace un mes) y nos dirigimos a la gélida y bellísima Nebraska , tierra que vio nacer a nuesto  laphiller más internacional.

Omaha es la ciudad más grande del estado con 450.000 habitantes aproximadamente y fue fundada en 1854 por los vecinos de Council Bluffs, Iowa. Durante el siglo XIX la ciudad se convierte en un centro nacional de transporte, debido a su ubicación central en los Estados Unidos, por lo que los sectores de la distribución y los ferrocarriles se convertirán en industrias importantes para la ciudad. Entre sus ciudadanos más ilustres encontramos figuras como Marlon Brando, Fred Astaire y Malcolm X entre otros. En este inmenso país los contrastes son enormes así es que sobra decir que lo que encontrarás si alguna vez vas a esta parte del MidWest no tiene nada que ver con cualquiera de las grandes urbes como Nueva York o Chicago. Nebraska te recibirá con espacios sorprendentemente abiertos, campos de maíz en los que es difícil ver el final, lagos helados con cientos de gansos, ciervos que piden permiso para cruzar la carretera con su familia y ardillas que corretean por tu jardín trasero. Sí señores, aquí todo hijo de vecino tiene un jardín trasero y una canasta en la entrada de su casa, nos encanta!

 

 

Estando allí nos sentíamos como transportados  al idílico vecindario que guardamos en la retina por Eduardo Manostijeras. Casitas perfectamente colocadas, con jardines perfectamente cuidados, coche, Santa  y bandera en ristre; Todo un placer pasear por un auténtico suburb. Pero además de esta tranquila vida residencial, en el centro urbano de Omaha descubrimos un tipo de arquitectura muy diferente, un paraíso de edificios industriales donde ubicar el loft de tus sueños al más puro estilo American Cosmopolita.

 

 

Todos estos edificios que un día fueron fabricas e imprentas se han conservado en su estado original de finales del siglo XIX, fecha que para un americano es realmente muuy antigua. Además, y lo que más nos gustó, encontramos el Old Market; un barrio repleto de tiendas de objetos “vintage” americanos donde puedes encontrar absolutamente de todo! Sí… pasamos horas recorriendo los pasillos de estos universos paralelos, transportados a tiempos pasados, comprando un montón de objetos de esos que un día pertenecieron a “someone else” y cuya historia nos encanta.

 

 

Y entre personajes de pelis antiguas, objetos de uso doméstico de mitad del siglo pasado e incluso un cine antiguo aún en uso dentro de una tienda de chuches, encontramos esto: La Argus C3, una cámara producida masivamente en Michigan entre 1939 y 1966. Con ella se popularizó la cámara de 35mm. ya que fue la más vendida durante tres décadas. Por su forma, tamaño y peso (casi 1Kg.) la apodaron «The Brick» (el ladrillo) y fue la cámara que hizo popular al afamado periodista Tony Vaccaro quien la usó cuando fue soldado durante la II Guerra Mundial. Además la podéis encontrar en distintas películas, entre ellas las de Harry Potter.

¿ A alguien se le ocurre quién va a dar uso a esta joya antigua?

 

 

firma-pilar

Adicta a las siestas.

Tal vez también te interese

Deja un comentario