Oxígeno, la lucha contra la fibrosis quística de Marta

Habían pasado unos días desde que conocí a la que hoy es mi mujer cuando la vi por primera vez enganchada a “la máquina”. Por entonces, “la máquina” era un aparato ruidoso conectado a una máscara de respiración por el que ella inhalaba la medicación. “Problemas respiratorios”, me dijo. “Asma”, pensé. No fue hasta un tiempo después cuando me dijo: “voy a contarte de verdad lo que me pasa. Tengo fibrosis quística”.

Leer más