Michelín Rodríguez, mensajes urbanos

Su nombre es Miguel Ángel Rodríguez, es caraqueño y los que le conocen le llaman Michelín. Empieza en el arte urbano con el grafiti en la década de los 90 en Caracas, impresionado y lleno de curiosidad por las firmas y piezas que empezaban a aparecer con cada vez más frecuencia en las calles de la ciudad, piezas y firmas como la de Hase, Flow, Vaki, Ore o Jim entre otros.  En esa época conoció a un amigo que estaba en la misma situación y le enseñó lo que necesitaba saber para salir a pintar a la calle, lo hacía bajo el tag «King»; el trabajo de  colectivos como el C.E.L (Cartel de Expresión Latina) o el E.S.C (East Side Connection) fueron muy motivadores para formar su primer colectivo, el D.K.C (Dev and King Crew). Tiempo después, en 2001, deja la ciudad de Caracas y se va a vivir a Anllo (Sober), una pequeña aldea gallega del sur de Lugo a formarse como cocinero profesional en la escuela de hostelería Belarmino Fernández (posteriormente también se formaría como técnico en arte publicitario y editorial cursando un máster en artes gráficas, diseño y comunicación en Santiago de Compostela). Nos confiesa que elige España por afinidad cultural y familiar, y cuando vino a residir ya conocía la zona de otras ocasiones. Siempre le gustó el entorno, el paisaje, la gente, la comida. Después se enamoró y se quedó.

 

«Cada pieza es un universo propio motivada por circunstancias propias y determinadas del momento, específicas para cada trabajo.»

En este momento la relación con el arte urbano cambia, ante la falta de áreas fuertemente urbanizadas (con toda la realidad implícita que eso conlleva) como las de donde nació, creció y se formó, se empieza a interesar por otras técnicas y otros formatos y al mismo tiempo a tener una concepción y un punto de vista diferentes acerca del arte urbano y lo empieza a entender y a afrontar de otra manera, la motivación ya no es la reivindicación personal e individual, ni el ego, ni el riesgo, ni la competencia, cosas más propias de una realidad y paisaje netamente urbanos. Impresionado por los trabajos de gente como Bleck le Rat, Banksy, C215 o Roadsworth entre otros, empieza a desarrollar la técnica del stencil hasta el día de hoy, lo hace sin crew ni a.k.a.

 

Sus piezas. Está orgulloso de cualquier trabajo que haya sacado adelante, le motiva más el trabajo y su proceso de desarrollo en si que el resultado final. Se siente más comodo cuando trabaja con gente a su alrededor que cuando lo hace solo, le gusta saber que piensan, que opinan, y reconoce que –«al final, es su espacio». Siempre trabaja en algún proyecto y afirma que «sin esto, no habría nada más que oscuridad y silencio».

Los lugares. El lugar donde ubicarlas, nos cuenta, tiene mucho que ver con el contenido de la pieza: –«Para mi una cosa muy importante dentro de lo que hago es la integración e interacción de la pieza en el paisaje que la rodea, tambien tiene que ver el tipo de superficie y la visibilidad». Cuando le preguntamos sobre los lugares más anecdóticos donde ha trabajo nos cuenta: «El más raro creo que son unos pilotes de hormigón en una quebrada que sirven para contener el agua de las crecidas en un monte aledaño a una autopista y el más lejano, si tomamos en cuenta mi origen caribe, puede que sea Galicia, Oporto o Londres. Espero ir el año que viene a Gazah, fui invitado el año pasado y por otros compromisos laborales no pude asistir».

El mensaje. Lo más importante es la comunicación y la interacción, no hay mensaje posible sin receptor dispuesto a recibirlo, no a acatarlo pero sí a recibirlo y fomentar el diálogo o el debate según proceda, a veces la intención es meramente estética o lúdica y necesariamente no hay líneas condutoras en sus mensajes.

 

El proceso creativo. Para Michelín casi es una forma de vida, cualquier cosa, cualquier canción, cualquier trabajo de otro artista, un artículo de prensa, un libro, una conversación, la cosa o persona menos pensada pueden llegar a ser excepcionalmente motivadoras e inspiradoras, pero lo importante es que la inspiración te coja trabajando como dijo el maestro Picasso.

LPH: ¿Es posible vivir de esto?.
MR: Depende de las espectativas y el estilo de vida de la persona, si la meta es ser millonario, sinceramente no creo. En cualquier caso como en todo la base es la constancia, por encima del talento, de la inteligencia, de la bondad o la genialidad, el mundo está lleno de gente excepcional fracasada y frustrada con su vida, solo la constancia nos aproximara al objetivo que se haya trazado, si es que se ha trazado alguno. Depende además de otros factores como estar en el lugar y momento precisos con la persona indicada, contactos, suerte, sinergias etc… pero sin constancia no hay nada que se sostenga en el espacio-tiempo.

LPH: ¿En qué estado está la legislación de arte urbano?.
MR: Concretamente no lo sé, pero a un lado la lesgislación, pragmáticamente, depende del sitio donde pintes, no todo se considera arte urbano según le convenga al color del partido gobernante, de la idiosincrasia de la localidad y sus habitantes y de lo que esté de moda en ese momento… lo que si es evidente es el doble discurso o la moral elástica que se mantiene desde las instituciones, que es capaz de contratar al mismo artista que hace nada perseguía, multaba y criminalizaba para que engalane y le de valor agregado a su ciudad, creo que a nivel postura institucional hay mucha confusión y demagogia cultural al respecto, somos artistas o vándalos según lo exijan los intereses políticos de la ocasión.

 

 

LPH: ¿Quién es, son, o han sido tus referentes o artistas de los que más te has influenciado?.
MR: En lo que a mi técnica se refiere me fijo mucho en trabajo de Bleck le Rat, Banksy, c-15 entre otros artistas del stencil, pero me han influenciado muchos artistas ajenos a mi disciplina como El Bosco o Ron English e incluso personas ajenas a la pintura o las artes plásticas, cantantes y músicos como Hector Lavoe, La Lupe, Ismael Rivera, Lee Perry, Bob Marley M.C Apache, Bostas Brain; escritores y pensadores muy dispares entre si como Uslar Pietri, Krishnamurti, Bakuninm, Galeano, Rosalía de Castro o Aquiles Nazoa, personajes históricos como Bolívar, Durruti o Yaa Asentewaa, activistas como el Cacique Sabino Romero o Alexandre Jacob o comunicadores como Iker Jimenez o Reny Ottolina, gente anónima que ni conzoco, la lista puede ser interminable…

Fue uno de los 100 artistas invitados al evento Pinta Malasaña 2016 y así es él, alejado del ego y con ansias de compartir y comunicar, este es Michelín, y esta es su obra. Piezas de las que no hace falta decir mucho, obras que rezuman sus propias palabras: humildad, agradecimiento, bondad, genialidad o talento. Artesano del mensaje, como él mismo se define, actualmente enfoca su motivación hacia la búsqueda de la comunicación con la sociedad y el entorno a través de la interacción con sus espacios públicos, además de simplemente pasarlo bien.

 

FOTOS | MICHELIN RODRIGUEZ

FOTOS | MICHELIN RODRIGUEZ

/ INSTAGRAM

Michelín Rogriguez Instagram Shots

PÁGINA WEB | MICHELIN RODRIGUEZ

PÁGINA WEB | MICHELIN RODRIGUEZ

/ M.I.C.H.E.L.I.N R.O.D.R.I.G.U.E.Z

"Si el mundo fuese claro, el arte no existiría". - Albert Camus

FACEBOOK | MICHELIN RODRIGUEZ

FACEBOOK | MICHELIN RODRIGUEZ

/ Facebook Site

-stencil & poster art-

 

firma-victor

Va sobre ruedas

Tal vez también te interese

Un comentario

Deja un comentario