Voladoras sobre Matadero de Submarina Estudio

El pasado San Isidro, laphille estuvimos por Matadero para tomar un vermú y poner en marcha algunas ideas que estamos perfilando cara al verano, además queríamos ver in situ: «Voladoras», una instalación de Marina Fernández que toma como punto de partida las intervenciones callejeras de yarn bombing y su anterior activación del espacio público con ganchillo: Tejiendo la calle.


“Voladoras” surge como respuesta a la convocatoria de Matadero para crear una estructura generadora de sombra bajo la cual los paseantes y disfrutantes de las actividades veraniegas que se llevan a cabo en el centro cultural puedan resguardarse.

 

 

Con su anterior propuesta, Tejiendo la calle, Marina consiguió conectar dos espacios públicos muy distanciados: el del pueblo de Valverde de la Vera y el de todas las ganchilleras que se pusieron manos a la obra para poder crear de manera colectiva las estructuras que durante las fiestas del pueblo cobijaban con su sombra por el día e iluminaban el camino a la plaza por la noche. Tejiendo la calle comenzó en 2013 y sigue en activo a día de hoy. “Voladoras” es una nueva versión de este proyecto y, cómo dice la propia Marina “una oportunidad para poner a prueba un sistema nuevo que no había realizado hasta el momento, testar qué tal funciona en un espacio como Plaza Matadero, con un gran número de usuarios, actividades muy variadas, y durante varios meses acompañando el buen tiempo

 

 

Con “Voladoras” se explora, en materia de forma y color, y de una manera más concreta el concepto de estos parasoles que proponen una forma alternativa de sombra en la que se ilustran los ideales del DIY y el concepto maker para crear un espacio lleno de vida y magia. Las formas de los parasoles que se han llevado a cabo con cintas plásticas de colores y hulahops generan, no solo una superficie flotante llena de vida y color sino que también proponen un bonito juego de sombras sobre la suelo, que estoy segura van a llevar a muchos niños a inventar un sinfín de juegos en torno a ellas.

 

 

La habitabilidad y jugabilidad de los espacios públicos se hace cada vez más importante en nuestras ciudades llenas de apelativos publicitarios y comerciales y el yarnbombing es, desde hace aproximadamente una década, una manera accesible para una gran parte del público de las grandes ciudades –y, en el caso de Valverde de la Vera, los peque-pueblos- para hacerse con un trozo de la vida social y pública, por eso desde laphille queremos aplaudir una iniciativa tan chula y compartirla con vosotros.

 

El acto de tejer se convierte en una metáfora de la vida diaria, y también en una herramienta para construir espacio, construir grupos y comunidades, actividades e ideales que de otra forma permanecerían escondidos, olvidados o perdidos”. Hemmings, Jessica. In The Loop, Knitting now (2010). Londres: Black Dog.

 

Marina nos ha explicado además que hay muchas iniciativas parecidas de activación y reinvención del espacio urbano con ganchillo y color como: Tejiendo Malasaña, Tejiendo Carabanchel o Esta es una Plaza, entre otras muchas… Además, hace algunos años, en la propia Plaza del Matadero tuve la oportunidad de instalar junto a varios grupos de tejedoras de la ciudad “La invasión de las lanas”; un proyecto comisionado por el Colectivo ¡Ja! Para el cual se crearon sobre los carros de la plaza espacios de sombra e intimidad para sentarse a leer o disfrutar de tu merienda.

 

PAGINA WEB | Submarina Estudio

PAGINA WEB | Submarina Estudio

/ SUBMARINA ESTUDIO

"Creo que son muy necesarias las prácticas que nos permiten establecer vínculos con otras personas, de manera física y conectadas a espacios concretos."

FOTOS | Submarina Estudio

FOTOS | Submarina Estudio

/ IG @marina.fernandez.ramos

"Soy ganchillera por herencia familiar, me enseñó mi madre."

 

firma-SORISoraya G. Aldea
Escribo, pienso y tejo.
Luego, a ratos, existo.

Tal vez también te interese

Deja un comentario