tie&tie: no lo mires, pruébatelo

Desde que empezamos con la andadura de esta sección de @menciones, hay dos cosas que ya eran bastante obvias para mi pero se han terminado de demostrar por patrones que se repiten. La primera es que no fuimos educados para ser felices. Uno tras otro, artista que conocemos  en el camino y hace cosas que nos entusiasman, han elegido este camino más tarde que pronto. Es entonces cuando esa pasión se traduce en lo que hacen. Supongo, han aprendido a ser felices. La segunda es que de los pequeños eventos obtienes las mejores recompensas y la mayoría de las veces tienen nombre de persona.

El de ella es Concha. Pájaro, Luis Ortega, lugares comunes, periferias, la fotografía o el propio Venus. Podía haber sido en cualquier momento, pero eso que fácilmente resumimos como «destino» quería que fuera así. No es más que el testigo que nosotros recogemos para mostraros, desde nuestra humilde repercusión, su trabajo.

 

LPH: Especialmente en redes sociales cada día somos vapuleados con ideas de moda, complementos, restauraciones y un sinfín de nuevas ideas, pero nunca habíamos visto un tocado tan original, ¿de dónde surge la idea?

T&T: Desde muy pequeña me han fascinado las telas, los colores, hacer cosas con las manos, idear, crear cosas con cualquier objeto que caía en mis manos. Esto que parece muy divertido y muy artístico, en mi caso se convirtió en un problema, ya que mi casa parece siempre un bazar, y con las corbatas más. Llegue a atesorar 180 piezas en el estudio  en el que viví. Todo empezó hace 12 años, por aquel entonces trabajaba en una compañía aérea y viajaba por casi todo el mundo. Me empezaron a llamar la atención las telas, sedas vestidos imposibles, saris… y como no, las corbatas. Me volvían loca aquellas corbatas descatalogadas de otras épocas, y para ser más exactos los estampados imposible, es decir, las corbatas más feas del mundo. Cada vez que entraba en una tienda, mercado, feria o bazar, mis ojos se ponían en modo búsqueda y con solo pensarlo saltaba ese resorte, ese impulso que arrastra de forma casi vehemente hacía los estampados imposibles. Me ponía a fantasear y pensaba que nunca tendrían dueño, que nunca saldrían de fiesta, ni se vestirían de gala en ninguna fiesta de postín.

 

 

Me las llevaba como reliquias del pasado, tuvieron su momento y no fueron elegidas… me encogía el corazón. En mi foro interno les decía: “vosotras tendréis un sitio especial, porque habéis sido diseñadas para eso… para brillar y dar belleza a una persona, sea la que sea”. Mis amigos se reían mucho con las joyas que iba encontrando… y sus comentarios eran: “Madre mía está como es”. Toda la vorágine comenzó en una boda de esas que te permites mantenerte en un discreto segundo plano porque no conoces a nadie. Entonces llegó el esperado momento donde todo hombre, en un acto de efusión y rebeldía, ejecuta la típica puesta de corbata en la cabeza. Justo ahí fue cuando me bajo una epifanía (siempre lo digo así porque me hace mucha gracia, porque así lo sentí y así es como lo veo en las películas). Mi mente fue rápida: ”Y si…” ,”y si pudiera o pudiese molar, hum”… fue mi respuesta ante tal visión. Al día siguiente empezó este gran periplo de aventuras, locura y diversión.

LPH: Nos han chivado que tie&tie ha traspasado fronteras y que has hecho un showroom en Japón. ¿Nos han engañado?, ¿cómo fue?

T&T: Sí, no os han engañado. Fue tan emocionante todo el proceso… Son piezas que desde su origen han viajado desde diferentes partes del mundo, y esa es la esencia. Cada tie&tie tiene su historia, y  me encanta contar cada una de ellas. Para mí es como un libro de bitácora, cada pieza es el granito del puzzle de mis viajes, de mis encuentros. Caridad Vega  cantaora de Flamenco, se enamoró de su tie&tie que lleva el nombre de su gran maestra “La Sayago”. Lo encargo porque quería algo especial que llevar a unos de sus viajes anuales a la ciudad de Fukuoka en Japón y fue ella la que organizó el showroom para tie&tie, y al mundo nipón les encantó, tuvo muchísima aceptación, de ese momento han salido un montón de proyectos que esperamos cumplir dentro de muy poquito allí.

LPH: Desde que Ferrán Adriá dijo que hay que reinventarse parece una moda que se extiende por España y pasa a ser un dogma de los grandes directivos y cuentacuentos de este País… en tu caso, ¿te inventaste, reinventaste o fue la necesidad?

T&T: Pues ninguna de las tres cosas. Fue una serendipia (como ha habido muchas a lo largo de la historia) y son este tipo de locuras las que me gusta llevar a cabo. Soy una persona que me gusta arriesgarme porque sé que si no lo hago es de lo que me voy arrepentír durante mucho tiempo. Quizás, si tengo que quedarme con alguna, quizás con la necesidad, ya que como te he dicho antes, vivo en un apartamento y hacer espacio es importante. Me gusta la idea de dar vida a las corbatas, reconvertir un objeto que no tiene posibilidad de pasear por el mundo y vivir su historia.

 

 

LPH: ¿Cómo sueles hacerte con las corbatas con las que haces los tocados?, por cierto, ¿nos has apadrinado el complemento con un nombre particular? 

T&T: Hacer una corbata no es fácil, es muy laboriosa y en el proceso se involucran a muchas personas… eso me encanta, ver ese trasfondo, ese hilo conductor que se establece en la vida… me fijo en ella y me imagino todo su viaje hasta que aparezco en su escena. Es curioso y ¿por qué me he puesto yo delante de ellas? He tenido la suerte de viajar mucho, paseos y momentos muy especiales que me llevaban hasta estas telas, un mercado en Sao Paolo, una tienda en Panamá, un zoco en Marruecos. Hasta conseguí una en un bazar Iraní.

 

Me gusta crear en soledad, es como más me concentro, creo mi mundo y me siento bien, para luego mostrarlo en lo social que me da mucho, me enseña y me enriquece y me acerca la musa, me inspira una charla con amigos, un buen café…

 

LPH: Es sábado, 10 de la mañana y voy a ir a comprar el pan. ¿Me pongo un tocado de tie&tie? Uno de tus lemas es el título de este artículo. «Es mejor verlo puesto que mirarlo». ¿Qué dice la gente cuando se lo ve puesto?

T&T: Y por qué no… cada tie tiene su momento y lo más importante es la persona quien lo lleva. La primera vez que me puse un tie fue en el metro de Madrid. La gente me miraba, (claro por qué los españoles nos gusta mirar), son miradas cómplices, miradas diferentes… no me sentía juzgada, me sentía guapa y especial. Las personas no se quedan indiferentes miran porque somos curiosos por naturaleza. Las calles son pasarelas de moda… nos gusta que nos miren y que nos vean guapo Precisamente ese es el slogan de la firma: Tie&tie por que cada día es un desfile y las calles son la pasarela a recorrer.

 

 

LPH: Ya que la idea parte de la tontería masculina, ¿has pensado en alguna adaptación para que el hombre pueda lucir tu prenda o estará solo siempre orientada al sector femenino?

T&T: Tie&tie tiene un toque de rebeldía, date cuenta que se ha modificado un complemento masculino, con mucho protocolo en algo muy femenino muy loco. Esta pieza que originariamente está concebida para dar un estatus y un estilo al hombre, “tie&tie se lo pone por montera”. Todo lo que significa para el mundo masculino se trasgrede…eso es lo divertido y lo que más me llega… algo serio y formal reconvertido en una pieza, con un trasfondo…nada es lo que parece. Esto me encanta! Me siento más identificada con los complementos de la mujer… somos más arriesgadas y nos atrevemos con todo.

LPH: Llegan las Navidades, estamos seguros de que cientos de nuestros lectores, chicos, están deseando regalarle uno a su hermana, madre o novia. ¿cómo, dónde y cuánto?.

T&T: Tie&tie tiene página web. Normalmente estamos en los mercados de diseño que se celebran por Madrid. Lo publicamos en RRSS. El precio del tie es muy asequible para ser una pieza única en el mundo, está cosido a mano, con buen material y el precio oscila entre los 25 a los 40€, dependiendo de la complejidad que lleve la pieza… así que no hay excusas para no enfundarte uno.

 

La corbata es la que me susurra lo que quiere. Se que resulta raro… pero es lo que es, yo soy un mero intermediario entre la creatividad y el resultado. La pieza tiene vida propia… ella tiene su historia, su bagaje es justo que decida como quiere ser, yo la escucho con mucho respeto.

 
LPH: ¿Qué ha supuesto para Concha personalmente este proyecto?.

T&T: Es mi hobbie y mi medio de expresión. Vivo el momento, y en cada uno de estos tie&tie salen cosas creativas y sobre todo historias. Si, cada corbata tiene su historia- Yo no las buscaba a ellas, me encontraban, me elegían. Me enamoraba del estampado, de la tela, fantaseaba con quien la habría diseñado, qué pensaría en el momento de trabajar de diseñar. Hacer una corbata no es fácil, es muy laboriosa y en el proceso se involucran a muchas personas… eso me encanta, ver ese trasfondo, ese hilo conductor que se establece en la vida. Me fijo en ella y me imagino todo su viaje hasta que aparezco en su escena. Es curioso y ¿por qué me he puesto yo delante de ellas?

LPH: Eres una mujer todoterreno, has hecho miles de cosas… ¿qué futuro le auguras a tie&tie?, ¿se podría vivir de estos preciosos tocados?

T&T: No tengo ni idea. Solo sé que disfruto haciendo esto y algo me dice que va a ir bien, como está yendo. Hace unos años no tenía ni idea que iba a estar viviendo esto…me lo llegan a decir y no me lo hubiera creído. Últimamente vivo más intensamente el presente, y pienso en un futuro a corto plazo, vivimos tiempos convulsos y lo mejor es tener la capacidad de adaptación creativa al medio en el que quiero vivir. El futuro que le auguro es mucha creatividad, diversión y belleza… porque es lo que estoy creando en el presente. Me gusta la sonrisa de las mujeres que se ponen una de las piezas y se sonríen en el espejo, se ven guapas. Esta es la magia, este es el futuro que es muy presente.

LPH: ¿Cuál es proceso de producción / confección de la prenda?

T&T: No hay nada establecido, yo puedo pensar como quiero que sea, pero la realidad luego es otra muy diferente. Muchas veces me sorprendo como puede quedar tan bien una pluma, que no pega con el estampado de la corbata, que no tiene mucho sentido cuando ves las piezas por separado. A veces me pillo hablando con ella… cuando no me sale el pliegue le pregunto, pero, ¿cómo quieres ser?.

 

Su abuela y su  tía eran costureras de guantes en un pueblo muy pequeño de Ávila. Ellas no tenían la paciencia de enseñarle, así que aprendió mirando a coser a mano. Ahora, la marca y el objeto que ha creado es una proyección absoluta de Concha. Soñadora, fantasiosa, cálida, con un sentido del humor que aplica constantemente y con el principio siempre presente de no perder el niño interior que le hace disfrutar.

Y además estamos de suerte. Durante todo este fin de semana del 10 y 11 de diciembre, tendrá un expositor en la undécima edición del Molly Market que organiza la sede del COAM. Vuestro tie os espera!

 

FACEBOOK | tie&tie

FACEBOOK | tie&tie

/ Facebook Site

Cada corbata tiene su historia- Yo no las buscaba a ellas, me encontraban, me elegían. Me enamoraba del estampado, de la tela, fantaseaba con quien la habría diseñado, qué pensaría en el momento de trabajar de diseñar.

PÁGINA WEB | tie&tie

PÁGINA WEB | tie&tie

/ TIE & TIE

tie&tie tiene un toque de rebeldía. Se ha modificado un complemento masculino, con mucho protocolo en algo muy femenino, muy loco.

CONTACTO | tie&tie

CONTACTO | tie&tie

concepcion@tieandtie.es

MAIL

 

firma-victor

Va sobre ruedas

Tal vez también te interese

Deja un comentario