Una paja mental: viajar está sobrevalorado. También.

Termina otro puente en Madrid y esta vez hemos decidido quedarnos en la capital, después del intento fallido de salir de la urbe hace dos semanas. -«La verdad es que podríamos ir a algún sitio» (pensamos…pobres ineptos) -«¿Por qué no?. ¿Oporto? Hace tiempo que queríamos volver». El problema es que mirar hoy en día un viaje con quince días de antelación, aunque sea a Navalguijo, ya no es suficiente.

 

 

Una página muy conocida de reserva de alojamientos nos dice que la ocupación ya es del 95%. Lo bueno de vivir en un sitio ubicado centralmente es que siempre hay cosas que ver alrededor a distincias muy prudenciales así es que… -«¿Tal vez una noche en algún pueblo de Soria?» (nos dijimos) Vaya, parece que también está bastante ocupado. Debe ser el auge de la pesca del salmón.

 

 

Pero en Laphille no nos damos por vencidos así es que cámara en ristre decidimos salir a pasar el día visitando la ruta de la arquitectura negra. Sencillo, ¿verdad?. Hasta que llegas al kilómetro 28 de la A1 y hay más gente que en el black friday a las puertas de una gran superficie. Una ruta improvisada, un camino de tierra, algunos campos de trigo verde como el de la canción y unas cuantas curvas después nos encontramos ante un montón de paja, lo que hemos querido llamar «la paja más grande de Madrid». Aún no sabemos si el nombre se refiere al inmenso montón de pacas con el que nos dimos de bruces o a lo que se nos pasó por la cabeza. En cualquier caso el resultado fue una jornada genial de la que os dejamos algunas pruebas visuales.

 

 

En este día cualquiera nos iluminamos, sentimos la hierba bajo nuestras espaldas y también el asfalto, nos convertimos en superhéroes que atraviesan montañas de paja y hasta hicimos el pino. Y en ningún momento sentimos que nos habíamos perdido nada. Y es que amigos, VIAJAR (con mayúsculas) puede que esté sobrevalorado.

 

firma-pilar

Adicta a las siestas.

Tal vez también te interese

Un comentario

  • Alma aguilar mayo 17, 2017   Respuesta →

    totalmente de acuerdo.
    Además, ¿para qué? ¿para desconectar? si con solo un paseíto bajo el sol se puede ser intensamente feliz. Hoy en día, con la vida tan rápida que vivimos muchos, nos perdemos las pequeñas cosas, que con la actitud adecuada son mucho más placenteras y realizadoras. La clave está en nuestra mente.

Deja un comentario