Live is life (breve estudio sobre las propiedades de la música)

La música sigue, incluso cuando ha terminado el tema, la música sigue su camino. Llega hasta rincones insospechados, se cuela por cualquier orificio, no sólo el más obvio, las orejas. La vibración puede entrar por la nariz y las notas se respiran, también por los ojos sin que nos demos cuenta y proyecta imágenes en nuestra mente; y por la boca, a veces casi sin digerir. También se cuela por otros lugares que obviaré en este tratado, lugares recónditos, quizá oscuros, quizá húmedos, quizá palpitantes como el corazón. A veces, solo a veces, algunos intérpretes ven como las notas se esparcen como el polen y entonces sienten esa extraña sensación de alegría, nostalgia y desapego, como un pequeño mago o dios; las notas ya no son suyas y germinarán en cualquier lugar cálido y extraño.

 

firma-rosanaRosana Alonso
Nació, creció,
se reprodujo y…

Tal vez también te interese

Deja un comentario