Mucha mucha policía

Lo planearon al detalle. Nada podía fallar. Cómo sospechar de una mujer de la tercera edad y de su encantadora hija. Él les esperaría al volante en una calle algo alejada del banco. “Ya me ocupo del coche, no os preocupéis”. Quién iba a decirles que el coche era el Seiscientos de su primo Fernando, que los disfraces para no ser reconocidos en la huida parecían pensados para el casting de la Verbena de la Paloma, que el Seiscientos no arrancaría a la primera y que las principales vías de escape estarían cortadas por la celebración del día del Orgullo Gay.

Eso fue lo que los salvó, eso y el aire masculino de la madre, eso y el arte de la niña, eso y lo mucho que disfrutó el padre en el desfile.

 

firma-rosanaRosana Alonso
Nació, creció,
se reprodujo y…

Tal vez también te interese

Deja un comentario