Ojo Fantasma

“Ahora que sólo dispongo de un ojo veo más que antes…”, eso decía entonces con un sonrisa torcida, pero desde hace tiempo siente el ojo removerse, como si no hubiera hueco, como si el cerebro recibiera datos, como si una nueva sensibilidad le hubiera nacido. Y el ojo bueno se revuelve porque se había acostumbrado a ver esa realidad rancia hecha de miedos, esa realidad a medias, que muestra sólo un lado.

Leer más