Mucha mucha policía

Lo planearon al detalle. Nada podía fallar. Cómo sospechar de una mujer de la tercera edad y de su encantadora hija. Él les esperaría al volante en una calle algo alejada del banco. “Ya me ocupo del coche, no os preocupéis”.

Leer más