Ojo Fantasma

“Ahora que sólo dispongo de un ojo veo más que antes…”, eso decía entonces con un sonrisa torcida, pero desde hace tiempo siente el ojo removerse, como si no hubiera hueco, como si el cerebro recibiera datos, como si una nueva sensibilidad le hubiera nacido. Y el ojo bueno se revuelve porque se había acostumbrado a ver esa realidad rancia hecha de miedos, esa realidad a medias, que muestra sólo un lado. Ahora Se pregunta si los demás no estarán igual de incapacitados, se pregunta si no son todos tuertos. Viendo una mitad del mundo, de la vida, mientras a su lado ocurre el Mundo, la Vida. El ojo inexistente envía imágenes, memorias de lo que pudo ser, de lo que hubiera visto y de lo que vio, parpadeos, un ojo que se cierra cuando los rostros se acercan, la pupila dilatada, un recuerdo de algo que él solía llamar beso.

 

firma-rosanaRosana Alonso
Nació, creció,
se reprodujo y…

Tal vez también te interese

Deja un comentario